Última Hora

Joe Biden, tras el aumento de casos de COVID-19 en EEUU: “Tenemos una pandemia de los no vacunados”

22 julio, 2021

El presidente de EEUU

El presidente Joe Biden expresó este miércoles su frustración por la ralentización de la tasa de vacunación contra el COVID-19 en EEUU y sostuvo que es “enormemente importante” que los estadounidenses den un paso adelante y se vacunen contra el virus, ya que vuelve a surgir. En ese marco, adelantó que las autoridades sanitarias recomendarán que los niños usen mascarillas en el regreso a clases en otoño.

El mandatario dijo que es probable que los Centros de Control de Enfermedades aconsejen que los niños que no hayan sido vacunados contra el COVID-19 lleven mascarillas cuando vuelvan de las vacaciones de verano al colegio en otoño. Por ahora, ninguna fórmula ha recibido autorización para los menores de 12 años.

Los CDC “van a decir que lo que hay que hacer es que todos los menores de 12 años deberían llevar mascarillas en la escuela. Eso es probablemente lo que va a ocurrir”, dijo Biden en respuesta a una pregunta sobre la seguridad escolar de un padre preocupado, en un “Town Hall” de la cadena CNN.

Sobre los estudiantes adolescentes que sí han sido inoculados, comentó: “Se va a poner difícil en términos de si mamá o papá están siendo honestos de que Johnny se vacunó o no”.

Biden dijo que la crisis de salud pública se ha convertido en gran medida en un problema de los no vacunados, ya que la propagación de la variante delta ha provocado un aumento de las infecciones en todo el país. “Tenemos una pandemia para los que no se han vacunado: es así de básico, así de simple”, resaltó.

El presidente también se mostró optimista respecto a la aprobación de la vacunación de los niños menores de 12 años en los próximos meses. Pero mostró su exasperación por el hecho de que tantos estadounidenses con derecho a ello sigan siendo reacios a vacunarse.

“Si te vacunas, no vas a ser hospitalizado, no vas a estar en la unidad de cuidados intensivos y no vas a morir”, dijo Biden en el foro de la Universidad Mount St. “Así que es gigantescamente importante que… todos actuemos como estadounidenses que se preocupan por sus compatriotas”.

A lo largo de 80 minutos, Biden respondió a preguntas sobre muchos de los temas más urgentes del día, como su paquete de infraestructuras, el derecho al voto y la composición de la comisión del Congreso que investigará la insurrección del 6 de enero en el Capitolio. También reflexionó sobre lo que supone ser presidente, diciendo que a veces se siente sorprendido por la pompa que conlleva el cargo y el peso de ser “el último en la sala” que tiene que tomar las decisiones más importantes.

A los seis meses de su presidencia, la lucha contra el coronavirus sigue siendo su problema más acuciante. Las hospitalizaciones y las muertes en EEUU son casi todas entre los no vacunados. Pero los casos de COVID-19 casi se han triplicado en Estados Unidos en dos semanas, en medio de una avalancha de desinformación sobre la vacuna que está poniendo a prueba a los hospitales, agotando a los médicos y empujando al clero a la lucha.

En todo el país, la media de siete días de nuevos casos diarios aumentó en las últimas dos semanas a más de 37.000 el martes, frente a los menos de 13.700 del 6 de julio, según datos de la Universidad Johns Hopkins. Sólo el 56,2% de los estadounidenses se ha vacunado con al menos una dosis, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades.

El presidente demócrata señaló que el aumento ha llegado a ser tan preocupante que incluso sus detractores están haciendo frente a la desinformación sobre las vacunas.

Biden hizo una referencia indirecta a las personalidades conservadoras de alto nivel del canal de noticias Fox News, que ahora hablan más abiertamente a sus invitados escépticos sobre los beneficios de vacunarse. Sean Hannity dijo recientemente a los espectadores: “Creo en la ciencia de la vacunación” y les instó a tomarse la enfermedad en serio. Steve Doocy, copresentador de “Fox & Friends”, dijo esta semana a los espectadores que la vacunación “les salvará la vida”.

Antes de subir al Air Force One para regresar a Washington, Biden dijo a los periodistas que se “alegraba de que tuvieran el valor de decir lo que han dicho”.

Preguntado por el aumento de los precios reportado en los últimos meses, Biden reconoció que “habrá inflación a corto plazo” mientras la economía se recupera de la pandemia, pero dijo que era “muy poco probable que la inflación a largo plazo se desborde.”

Biden, que viajó a Ohio en su intento de reavivar el apoyo a su programa económico, visitó un centro de formación sindical antes del ayuntamiento.

El paquete de estímulos

El viaje se produce mientras el destino de su propuesta de infraestructuras sigue sin estar claro después de que los republicanos del Senado rechazaran un proyecto de 1 billón de dólares en una votación de prueba clave el miércoles. Un grupo bipartidista de 22 senadores dijo en una declaración conjunta tras la votación que estaban cerca de llegar a un acuerdo y pidieron un aplazamiento hasta el lunes.

Biden expresó su confianza en el resultado, diciendo: “Es algo bueno y creo que vamos a conseguirlo”.

Mientras los legisladores discuten los detalles de esa propuesta en el Capitolio, Biden defendió que su paquete de casi 4 billones de dólares es necesario para reconstruir la clase media y mantener el crecimiento económico que el país ha experimentado durante los primeros seis meses de su presidencia.

La visita del presidente le llevó cerca del peligrosamente obsoleto puente Brent Spence, un punto de congestión para camiones y vehículos de emergencia entre Ohio y Kentucky que los dos últimos presidentes prometieron sin éxito sustituir.

Biden hizo una referencia de pasada a la estructura, diciendo a los asistentes al ayuntamiento que es hora de “arreglar ese maldito puente vuestro”.

En CNN, el presidente se adentró en lo personal cuando se enfrentó a una pregunta sobre el azote de la adicción a las drogas, señalando que está “muy orgulloso” de su hijo Hunter Biden, que ha publicado un libro de memorias sobre su lucha contra el abuso de sustancias. También señaló que se siente un poco cohibido por algunos de los beneficios adicionales que conlleva el cargo. Provocó risas cuando dijo que había dicho a algunos miembros del personal de la Casa Blanca que no entraran a servir el desayuno. La verdadera razón: Al presidente le gusta desayunar en bata.

Biden defendió el filibusterismo (una técnica específica de obstruccionismo parlamentario) frente a las repetidas preguntas del moderador de la CNN, Don Lemon, sobre por qué siente la necesidad de proteger lo que, según algunos críticos, es una táctica legislativa utilizada en su día para mantener políticas racistas.

Dijo que está tratando de unir al país en torno a la necesidad de proteger el derecho al voto, y que no quiere que “el debate sea sólo sobre si tenemos o no un filibustero”. Biden dijo que si los demócratas eliminan el filibuster “van a sumir a todo el Congreso en el caos y no se hará nada”.

En Washington, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, rechazó el miércoles a dos republicanos seleccionados por el líder del Partido Republicano en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, para formar parte de un comité que investigue la insurrección del 6 de enero en el Capitolio. McCarthy dijo que el GOP no participará en la investigación si los demócratas no aceptan a los miembros que él nombró.

Lemon preguntó cómo podía Biden confiar en que los republicanos y los demócratas pueden reunirse en algo cuando ni siquiera pueden ponerse de acuerdo para investigar el ataque más descarado contra el Capitolio de Estados Unidos en 200 años. Biden se limitó a responder: “Esta gente”, un guiño a los espectadores del foro y a su fe en los estadounidenses en general. Pero Biden pareció reconocer también que la división partidista en Washington se había vuelto enloquecedora.

“No me importa si creen que soy Satanás reencarnado”, dijo Biden. “El hecho es que no se puede mirar la televisión y decir que no pasó nada el día 6 y escuchar a la gente que dice que fue una marcha pacífica”.

(Con información de AP y Reuters)



Comentarios