Última Hora

La profunda reflexión de Marcelo Bielsa sobre la creación de la Superliga europea

19 abril, 2021

El Loco criticó al certamen que promueven doce clubes poderosos de Europa

El foco de la noticia en Europa pasa por la Superliga, el torneo que crearon 12 de los clubes más fuertes de Inglaterra, España e Italia, vaciando de poder e interés a la Champions League. La polémica estalló y las voces a favor o en contra no tardaron en llegar. En este segundo grupo se ubicó Marcelo Bielsa, entrenador argentino del Leeds United de la Premier League.

El Loco aseguró que “los más poderosos lo son por lo que producen y por lo que convocan. Pero el resto es indispensable. Lo que que le da salud a la competencia es la posibilidad de desarrollo de los débiles, no el exceso de crecimiento de los fuertes. Pero la lógica que impera en el mundo, y el fútbol no está afuera de eso, es que los poderosos sean más ricos a costa de que los débiles sean más pobres”.

La reflexión del director técnico argentino, de 65 años, fue tomada como bandera por aquellos que entienden un error la irrupción de la Superliga y se convirtió rápidamente en viral. Su Leeds, precisamente, le dio una lección de competitividad al Liverpool, uno de los seis elencos británicos que impulsan el proyecto separatista: le empató 1-1 por la Premier League y no le permitió meterse en zona de clasificación a las copas internacionales de la próxima temporada.

Además, la institución a la que representa el Loco sentó su posición antes y durante el duelo ante los Reds. “Gánenselo en la cancha. El fútbol es de los aficionados”, fue una de las banderas que ganaron las tribunas. Además, los jugadores del equipo que conduce Bielsa saltaron al terreno de juego con camisetas con el mismo mensaje en un claro gesto de oposición a su rival de este lunes. Una imagen icónica quedó registrada cuando Jürgen Klopp, entrenador del Liverpool vio a sus rivales lucir esas casacas. Vale recordar que el alemán había criticado el proyecto en 2019 durante una conferencia de prensa: “Espero que la Superliga Europea nunca suceda. Para mí, la Superliga es la Champions, en la que no juegas siempre contra los mismos equipos. ¿Por qué crearíamos un sistema en el que Liverpool se enfrente a Real Madrid diez años seguidos? ¿Quién quiere eso?”.

La controversia generada por la Superliga es que cómo puede afectar a las competencias tradicionales como la Champions League y es por eso que la UEFA ya se manifestó en contra. Además, qué pasará con los equipos de menores recursos que no podrán participar. Un caso es el Leeds, a cargo del rosarino, y que luego de varios años retornó a la principal categoría del fútbol inglés.

Respecto de Bielsa, siempre eligió equipos por su mística o historia y no por su poderío o proyecto. Luego de su esporádica participación en el Espanyol de Barcelona en 1998, antes de dirigir a la selección argentina y tras encaminar a Chile al Mundial de Sudáfrica, en su vuelta al fútbol europeo en 2011 dirigió el Athletic de Bilbao, el equipo vasco que en ocasiones suele darle pelea a los poderosos de España. Más tarde pasó al Olympique de Marsella, un conjunto con una fuerte afición y el único en Francia que ganó la Champions League, cuando lo logró en 1993.

Se mantuvo en el país galo y después de su paso por el Lille, emigró a Inglaterra donde desde su llegada en 2018 siempre estuvo a cargo del Leeds con el que consiguió devolverlo a la máxima categoría luego de 16 años.

Entre los principales motivos en la creación de la Superliga está el interés económico. Según informa su comunicado, “los clubes fundadores recibirán un pago en una vez del orden de 3.500 millones de euros (4.190 millones de dólares), destinado únicamente a inversiones en infraestructuras y a compensar el impacto de la crisis del COVID-19″.

Se trataría de ingresos muy superiores a los que los clubes obtienen de la UEFA por el conjunto de sus competiciones de clubes (Liga de Campeones, Europa League, Supercopa de Europa), que generaron 3.200 millones de euros (3.880 millones de dólares) en ingresos televisivos en la campaña 2018/19.

La Champions League quedaría vacía de interés y pasaría a ser una “Europa League” de hecho. Vale subrayar que uno de los motivos de quiebre fue la decisión de la UEFA de llevar a 36 la cantidad de participantes en la Liga de Campeones a partir de 2024, algo con lo que las “potencias” no estaban de acuerdo. Los “superligueros” jugarían sus partidos entre semana, tal como se disputa la Champions.

La FIFA y la UEFA se manifestaron en contra amenazaron a los clubes que participen en el nuevo certamen de dejarlos afuera de las ligas locales. Además, advirtieron que los futbolistas que sean parte de la Superliga “no podrán representar a las selecciones de sus países”.

A cada instante hay novedades y testimonios sobre el tema y es posible que en las próximas horas también haya medidas de la mencionadas entidades que rigen el fútbol.



Comentarios