Última Hora

Investigación realizada por la Escuela de Planificación y Promoción Social de la Universidad Nacional (EPPS-UNA)

Desigualdad empuja a Costa Rica hacia escenarios peligrosos

07 septiembre, 2020

Cuatro posibles escenarios esperan a Costa Rica en el futuro: uno catastrófico, dos de peligro y el escenario deseable o escenario apuesta.

De no rectificar el rumbo, el país se dirige hacia escenarios muy peligrosos según se desprende de la investigación “Escenarios Costa Rica 2040: Hacia la Nueva Normalidad”, realizada por la Escuela de Planificación y Promoción Social de la Universidad Nacional (EPPS-UNA), mediante consulta a más de 200 representantes de distintos sectores sociales.

Al presentar los resultados de este estudio, Juan Carlos Mora, coordinador y especialista en prospectiva –análisis de futuro-, empezó con el escenario del “país del juego /sueño perdido” considerado el catastrófico, por ser –dijo- el que más coincide con la situación que está viviendo el país y con la que podría experimentar una vez superada la pandemia.

En este escenario se da la mayor desigualdad social, mientras la producción nacional no crece para lograr un equilibrio en el desarrollo.

“No estamos tan lejos de tomar ese rumbo. Las tendencias del país caminan hacia ese escenario y por eso es que “un cisne negro” como la pandemia que estamos viviendo ha venido a acelerar la marcha”, advirtió el investigador.

Y es que el elemento más claro en el futuro del país, en términos tendenciales, es precisamente la desigualdad social, como lo muestra el comportamiento del coeficiente de Gini.

A esto se suma, una ralentización del crecimiento de la producción, medida por Producto Interno Bruto (PIB), que también contribuye a acercar al país al peor escenario.

No por casualidad, se han venido perdiendo aceleradamente posiciones en el Índice de Desarrollo Humano (IDH), lo que también da cuenta del rumbo poco deseable que lleva el país.

Escenarios de peligro

Entre los cuatro escenarios más posibles, destacan también dos “de peligro”, de alta inestabilidad.

A uno de ellos se le ha denominado “el país de unos pocos”, el cual está caracterizado por la concentración de la riqueza en un sector muy pequeño de la población, lo que provoca altos índices de desigualdad social, sin que el Estado logre implementar una política pública redistributiva para revertir el proceso.

Costa Rica tampoco está lejos de este escenario. “Hay una tendencia hacia la concentración del ingreso, que la pandemia va a acelerar”, dice Mora, quien considera preocupante que se esté tratando de contrarrestar esta tendencia con política pública cortoplacista, que no la revierte.

El otro escenario de peligro es “el país que reparte lo que no tiene”, donde se logra mejorar en temas de igualdad, pero a costa de endeudamiento, de un sistema de impuestos regresivo y de una política pública populista, que deja muy comprometidas las posibilidades de desarrollo.

“El país donde quiero vivir…”

 “Es importante indicar que la ocurrencia o no de un escenario todavía está en nuestras manos; por eso, la investigación contempla como probabilidad el escenario apuesta, que es el país donde quiero vivir el resto de mi vida, subrayó el académico de EPPS.

¿Podría Costa Rica cambiar el rumbo y caminar hacia este escenario apuesta, en el que crece el PIB y disminuye la desigualdad?

Este escenario no está cerca, según reconoce el coordinador de “Escenarios Costa Rica 2040: Hacia la Nueva Normalidad”, para quien el empuje hacia “el país donde quiero vivir el resto de mi vida” va a requerir esfuerzo, así como varios gobiernos; “no se va a lograr en cuatro años ni con el mejor gobierno del mundo”.

Aunque las tendencias se oponen, este escenario alcanzó en el estudio un 42% de probabilidad, lo cual es importante –afirma el investigador- porque refleja que se ven posibilidades de que Costa Rica rectifique el rumbo, de manera que pueda superar factores evidentes de desigualdad social, como la baja conectividad, la educación desigual, la disparidad territorial, el bajo acceso a tecnología, la brecha en ingresos e impuestos regresivos, entre otros. 

Bajo nivel educativo: principal causa de desigualdad

 “En este escenario (“el país donde quiero vivir el resto de mi vida”)vemos la Costa Rica del futuro como un país virtual en muchas de las cosas que hace, pero es una Costa Rica donde el Estado universaliza la conectividad y eso hace que la educación, por ejemplo, no sea un factor de exclusión social, sino que podamos llevar las oportunidades a todas las regiones del país”.

Mora fue enfático en que en “el país donde quiero vivir el resto de mi vida” no se podría aceptar que haya estudiantes que reciban clase en la casa con un teléfono celular, tal como se mostró en el reciente informe del Estado de la Educación. 

“Tenemos que resolver el problema educativo. Nuestra principal razón de desigualdad social sigue siendo el tema educativo. La diferencia salarial entre una persona que estudió y una que no lo hizo, es abismal. Entonces, ahí está el verdadero problema de la desigualdad”, subrayó Mora.

Historiador y educador, el rector de la UNA. Francisco González, hizo énfasis en la necesidad de reflexionar profundamente sobre este punto: “No podemos, en este momento de crisis, rebajar el peso de la inversión en educación pública. Lamentablemente estamos enfrentando posiciones de gobierno donde la disminución es pareja en todos los rubros, sin hacer distinción en aquellas variables de orden estratégico como es la educación, que nos permita seguir fortaleciendo el estado social y el estado democrático”.

Rectificar el rumbo

Ese “país donde quiero vivir el resto de mi vida” es un escenario donde se logra un acuerdo en torno a las decisiones que deben tomar los gobiernos de los próximos 10 0 12 años en educación y en otros temas esenciales, como economía y en ambiente.

Para lograrlo es preciso poner atención en la relación entre el Estado, el mercado y la sociedad civil, así como contar con solidaridad, liderazgo, compromiso y disciplina.

El investigador de EPPS considera que ese acuerdo nacional es imprescindible.  “No podemos atender el futuro, tan disruptivo que se nos presenta, con las mismas medidas y decisiones de siempre. Deberá venir un compromiso del Estado por hacer cosas diferentes. Solo de esa manera alcanzaremos ese escenario apuesta”, advirtió.

“Acá se ha presentado una serie de variables que de no modificarse, nos llevarían a la construcción de un futuro que nadie quiere en nuestro país. El escenario que no queremos para nuestro país es el que fomente la mayor desigualdad social, y sobre ese, lamentablemente, hemos venido caminando”, advirtió el rector González.

Por eso, reiteró la importancia de que la investigación motive la reflexión acerca de las acciones que se están tomando en el presente, para poder detener el deterioro que asoma, cada día con mayor crudeza, en los indicadores macroeconómicos, e incidir en el futuro con decisiones orientadas a construir una sociedad más democrática, que garantice más oportunidades para todas las personas.

Detalles de la investigación

La investigación “Escenarios Costa Rica 2040: Hacia la Nueva Normalidad”, tiene cuatro cualidades que la hacen diferente de otras iniciativas hasta ahora presentadas en el país, según explicó Ángel Ortega, director de la Escuela de Planificación y Promoción Social de la Universidad Nacional (EPPS-UNA).

Primero, es producto del aporte de más de 200 personas y diversos sectores sociales, lo que quiere decir que no es producto propiamente de la academia, sino de la mirada de múltiples sectores, bajo la dirección y coordinación de la EPPS.

El segundo elemento es que consiste en un abordaje integral, en el cual se consideran todos los elementos que tienen que ver con la economía, la sociología y la cultura, entre otros.

En tercer lugar, la propuesta tiene un horizonte de largo plazo, lo que permitió la construcción de los cuatro grandes escenarios descritos –algunos puramente tendenciales-, que tienen la misión de indicarnos para dónde va el país, si no hacemos nada.

El cuarto elemento es que el estudio no dice qué hacer. “A diferencia de muchos sectores, nosotros no estamos planteando solución, sino que estamos demarcando e iluminando el futuro del país ante la condición que tenemos. Esto nos permite tomar decisiones para el ya, pero pensando en hacer un cambio orientado hacia el logro de esa Costa Rica que todos queremos”, destacó el director de la EPPS.



Comentarios