Última Hora

A pesar del deshielo, el régimen cubano mantiene la censura a la prensa

28 septiembre, 2016

Informe resalta que gobierno mantiene regulaciones que impiden su libre desarrollo

 

Por: Infobae

El panorama mediático de Cuba está viviendo una «transformación formidable» en la escena del periodismo local, con la aparición de mayores espacios para las voces críticas al régimen comunista, pero el avance comunicacional todavía se enfrenta a trabas legales y amenazas de censura, según reportó un informe del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), basado en decenas de entrevistas con reporteros locales.

El documento, publicado este miércoles, detalla que una «animada blogósfera», el surgimiento de sitios web de noticias, una «relajación de restricciones» y una nueva generación de periodistas que se animan a alzar la voz contra el gobierno están modificando desde hace cinco años el acceso a la información que tiene la población, impulsando cuestiones ignoradas por la prensa oficial.

No obstante, el CPJ destaca que la falta de acceso a internet, la persistente amenaza de detenciones arbitrarias y un vacío legal con respecto a los incipientes medios todavía obstaculizan el proceso.

«Los periodistas cubanos continúan sometidos a ataduras. La prensa oficial está controlada por el gobernante Partido Comunista, que durante años ha intentado ejercer un férreo control sobre la difusión de la información en Cuba», describe en el prólogo Ernesto Londoño, escritor del diario The New York Times. También, Londoño destaca que la prensa oficial «con demasiada frecuencia parece estar obstinadamente refugiada en trincheras de la Guerra Fría» y «confunde más que esclarece».

Los opositores más estridentes expresaron al CPJ que todavía enfrentan acoso e intimidación por parte de las autoridades. Sin embargo, se observa una disminución significativa de la represión sistemática. «Estamos viendo oportunidades que parecían inconcebibles hace cinco años», consideró Alejandro Rodríguez, quien en 2012 lanzó un blog tras trabajar en un semanario estatal.

Cuba 1

Según periodistas cubanos, el restablecimiento de vínculos diplomáticos entre La Habana y Washington en diciembre de 2014 ha dificultado que el gobierno de los Castro justifique la censura como un medio para proteger a la isla de la supuesta agresión estadounidense. Además, los encarcelamientos por períodos prolongados se han vuelto infrecuentes, reporta el CPJ.

Sin embargo, las detenciones y citaciones continúan siendo una práctica habitual. Por ejemplo, en plena histórica visita de Barack Obama en marzo, el bloguero independiente Lázaro Yuri Valle Roca fue arrestado y detenido durante cinco días luego de que intentara cubrir una protesta del grupo opositor Las Damas de Blanco.

Cuba 2

El reporte también dedica buena parte a retratar cómo la escasa conectividad a internet afecta a los comunicadores. Según la ONU, Cuba ocupa el último lugar en América en cuanto al acceso a la red, con un precio prohibitivo para la mayoría de cubanos: pagar por dos horas de uso se llevaría casi el 15% del salario promedio. Además, la velocidad de descarga habitual es de 1 Mbps, según la Brookings Institution.

«Nuestros reporteros tienen menos de 10 horas al mes de acceso a Internet», lamenta Elaine Díaz Rodríguez, fundadora del sitio Periodismo de Barrio. Además, varios de los medios más críticos son bloqueados por el régimen, y solo son leídos online en el extranjero.

Ante tal panorama, la alternativa más usada es «El Paquete», una colección semanal de programas de televisión, películas y artículos de medios internacionales y de la prensa independiente cubana que son descargados y vendidos a los cubanos en memorias USB y en DVD.

Según un artículo de la revista The Nation, se estima que la mitad de los cubanos accede a contenido mediante «El Paquete», que contaría con una red logística de 45 mil personas.

Cuba 3

El reporte repasa también los retos que enfrentan los medios digitales para obtener financiamiento, ante el vacío legal que los mantiene en la informalidad, ya que no son oficialmente reconocidos y por ello no pueden abrir cuentas bancarias o estructurar contratos. «La publicidad es la parte más difícil», aseguró Pedro Enrique Rodríguez, director de la revista deportiva Play-Off, y explicó que debe visitar más de 20 negocios para conseguir un auspiciante, todo con acuerdo verbal. La mayoría de sitios se mantiene con donaciones a nuncios del extranjero.

El CPJ destaca además que los nuevos medios están logrando imponer temas en agenda que la prensa oficialista, como los periódicos Granma y Juventud Rebelde, no cubriría por iniciativa propia. «Cuando los medios independientes cubren una noticia, al otro día los medios oficiales se ven obligados a tratar esas cuestiones porque todo el mundo ya está hablando de ellas», subraya Ted Henken, ex presidente de la ONG Asociación para el Estudio de la Economía Cubana.

El ejemplo más revelador ocurrió el año pasado, cuando el portal 14ymedio reveló la muerte de una activista transexual y los diarios estatales tuvieron que dar seguimiento a la noticia, motivando a Mariela Castro, hija del presidente Raúl Castro, a denunciar el homicidio como un crimen de odio.

Cuba 4

«Se está abriendo espacio. El statu quo se está resquebrajando. Pero Cuba no ha cambiado tanto como nos gustaría», apuntó Miriam Celaya, escritora de 14ymedio. Por su parte, Laura Blanco Betancourt, reportera del diario estatal Vanguardia, admitió que la falta de una «cultura de debate» había impedido sostener un diálogo franco en de la prensa oficial.

Las recomendaciones del CPJ, fundado en 1981, destacan la necesidad de implementar reformas constitucionales para garantizar el pleno respeto a la libertad de expresión, y así permitir que los periodistas «puedan ejercer su trabajo libremente y sin temor a represalias». Además, insta a enmendar el restrictivo marco jurídico que prohíbe la propiedad privada sobre los medios de prensa, y a hacer más económico el acceso a internet.



Comentarios